Prensa

Presentación de “La transexualidad en el mundo mágico de La Sirenita”

El cuento que nadie vio en ‘La Sirenita’

Juan Gavilán, entre Pablo Aranda y Esperanza Oña, ayer, en la conferencia del Aula de SUR. /Ñito Salas
Juan Gavilán, entre Pablo Aranda y Esperanza Oña, ayer, en la conferencia del Aula de SUR. / ÑITO SALAS

El antropólogo Juan Gavilán reflexiona sobre la transexualidad a partir del caso de una niña de 3 años que cada noche leía esta fábula

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Cada noche, Laura le pedía a su madre que le leyera el cuento de ‘La Sirenita’. Y Ana repetía una y otra vez la historia de la ninfa que su pequeña escuchaba sin perder detalle. Y mientras la joven vivía esa historia como si fuera la suya, la madre fue reconociendo en los abrazos de cada noche la verdadera identidad del que creía su hijo. Esta es la reveladora historia que conoció el antropólogo Juan Gavilán y sobre la que comenzó a reflexionar para llegar a una conclusión reveladora: «Los niños transexuales de 2 a 4 años tienen el suficiente conocimiento y voluntad para conocer su identidad».

Toda esta experiencia y su estudio ha sido plasmada por Gavilán en su nuevo libro, ‘La transexualidad en el mundo mágico de La Sirenita’, que ayer se presentó en el Aula de Cultura de SUR en un acto celebrado en colaboración con Obra Social La Caixa. Acompañado de la parlamentaria andaluza Esperanza Oña y del escritor Pablo Aranda, el especialista fue revelando detalles de la historia de Laura que, con la lectura de la sirenita que deseaba perder sus aletas y convertirse en humana, «sentía cada noche que sus problemas desaparecían».

El especialista presenta en el Aula de SUR su nuevo libro en el que aborda el temprano reconocimiento de los niños transexuales de su propia identidad

«Ella sabía que era niña desde los dos años y lo que hacía era reconocer día tras día su identidad a través de la narración del cuento», explicó ayer Juan Gavilán que, conforme avanzaba en su estudio, también hizo su propio descubrimiento. «Empecé un libro sobre un caso concreto de una niña que quería que le leyeran ‘La sirenita’, pero me di cuenta de que no estaba escribiendo solo sobre ella, sino que estaba contando una historia de muchas niñas transexuales que habían vivido la misma experiencia», explicó el antropólogo ante un auditorio que ayer llenó el amplio salón de actos de la Sociedad Económica de Amigos del País.

En esta línea, el también autor de ‘Infancia y transexualidad’ señaló que, tras el caso de Laura, se ocultaba algo más que una lectura singular de un cuento. «Creo que encontré lo que ambiciona cualquier antropólogo, encontré un símbolo, ya que me di cuenta de que la sirenita era eso para muchas mujeres transexuales», aseguró Juan Gavilán, que añadió que no existen estudios sobre la identidad de los niños y niñas transexuales en edades tempranas. «Por eso este libro era absolutamente necesario para poner las cosas en su sitio», afirmó.

Un volumen que contradice una corriente de pensamiento que sostiene que los menores que todavía no han llegado a Primaria no puedan tener conciencia de su transexualidad. «Todavía hay gente que lo piensa, pero hay niños de 2 a 4 años que ya tienen suficiente conocimiento y voluntad para reconocer su identidad», sostuvo categórico el experto, que puso otro ejemplo con el caso de Noa, una niña que había hecho su «tránsito social» y había sido aceptada por su familia a los 3 años.

La transexualidad en el mundo mágico de la Sirenita

Autor.
Juan Gavilán
Editorial.
Del Genal. 87 páginas. España. 2017
Precio.
11 euros.

Antes de su intervención, la parlamentaria Esperanza Oña habló del libro de Gavilán como un ejemplo de «ternura y compresión». Y aprovechó para pedir perdón en nombre de la sociedad y la clase política, ya que «durante miles de años la humanidad ha sido maltratadora y no le ha interesado ver y comprender a los transexuales», aseguró la representante del PP, que añadió que hace siete años comenzó a interesarse por este colectivo cuando le llegó un caso que le hizo descubrir una realidad que desconocía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *